ES EN
Prestige Electric Car PrestigeElectricCar Volvo Car Group ha sido un socio en un proyecto de investigación avanzada que ha estudiado las […]
Volvo estudia la recarga inductiva
28 Octubre 2013

Volvo estudia la recarga inductiva

    Compartir
    Volvo Car Group ha sido un socio en un proyecto de investigación avanzada que ha estudiado las posibilidades de carga inductiva para vehículos eléctricos - y los resultados muestran que esta tecnología para la transferencia de energía a través de un campo electromagnético tiene un futuro prometedor.



    "La carga por inducción tiene un gran potencial. La tecnología inalámbrica es una forma cómoda y eficaz para transferir la energía convenientemente. El estudio también indica que es seguro", dice Lennart Stegland, Vicepresidente del sistema de propulsión eléctrica de Volvo Car Group, y añade: " Todavía no existe ninguna norma común para la carga inductiva. Continuaremos nuestra investigación para evaluar la viabilidad de la tecnología en nuestros proyectos de automóviles híbridos y eléctricos". La carga por inducción usa un campo electromagnético en lugar de un cable para transferir energía entre dos objetos. Una bobina de inducción crea un campo electromagnético alterno de una estación de base de carga. Una segunda bobina de inducción en el dispositivo portátil recoge la energía del campo electromagnético y la convierte de nuevo en una energía eléctrica que carga la batería. Esta tecnología es común en los aparatos electrodomésticos eléctricos tales como cepillos de dientes eléctricos, pero aún no está disponible comercialmente para cargar coches eléctricos.

    "Con una carga inductiva, sólo tiene que colocar el coche en un dispositivo de carga y la carga se inicia automáticamente. Creemos que este es uno de los factores que pueden aumentar la aceptación de los vehículos eléctricos de los clientes", dice Lennart Stegland. El proyecto de investigación completo, que incluía la carga inductiva para coches y autobuses, fue iniciado por Flanders Drive, el centro de conocimiento de la industria automotriz en la región belga de Flandes. Contaba con un consorcio de empresas, entre ellas Volvo Car Group, Bombardier Transportation y el carrocero Van Hool. El proyecto fue financiado en parte por el gobierno flamenco. Volvo Cars suministró el coche para el proyecto de carga inductiva: un Volvo C30 eléctrico con una potencia de 89 kW (120 CV).

    "Las pruebas demostraron que el Volvo C30 eléctrico se puede cargar completamente sin cable de alimentación en unas 2,5 horas. Paralelamente a esto, también hemos llevado a cabo investigaciones en carga lenta y regular junto con la empresa Inverto, que fue también un socio en el proyecto", dice Lennart Stegland.

    La ambiciosa estrategia de Volvo Cars para la electrificación también se ha traducido en el lanzamiento con gran éxito del Volvo V60 Hybrid Plug-, que entró en producción en serie en 2012.

    La empresa ha iniciado una cooperación estratégica con Siemens para el desarrollo de la tecnología de accionamiento eléctrico, electrónica de potencia y tecnología, así como la integración de estos sistemas de carga en los vehículos eléctricos.  
    Utilizamos cookies para que podamos ofrecerle la mejor experiencia de navegación en nuestro sitio web.
    Al continuar utilizando este sitio web usted está dando su consentimiento a nuestra política de cookies
    Aceptar
    Manz Soluciones On/Off