ES EN
Sitemap
Prestige Electric Car PrestigeElectricCar El Volkswagen I.D. R Pikes Peak: el precursor deportivo de la nueva familia totalmente eléctrica […]
Volkswagen gana el Pikes Peak International Hill Climb con su bólido eléctrico I.D.
29 Junio 2018

Volkswagen gana el Pikes Peak International Hill Climb con su bólido eléctrico I.D.

El Volkswagen I.D. R Pikes Peak: el precursor deportivo de la nueva familia totalmente eléctrica I.D., ha hecho historia en Pikes Peak International Hill Climb, con el francés Romain Dumas al volante dominando los 680 CV de potencia de este modelo completamente eléctrico. Al hacerlo, no solo rompió el anterior récord de vehículos eléctricos, sino que también mejoró el récord global obtenido por Sébastien Loeb en 2013 – con un total de 16 segundos menos. El nuevo récord de Dumas, con 7m 57,148s minutos, le sitúa ahora en cabeza de la lista de campeones de Pikes Peak, que incluye pilotos tan aclamados como Loeb, Walter Röhr (A), Michèle Mouton (F), Stig Blomqvist (S) o Nobuhiro Tajima (J), así como Rod Millen y su hijo Rhys (ambos de NZ).

El Pikes Peak International Hill Climb ("Subida de Montaña Internacional de Pikes Peak") es conocida también la carrera hacia las nubes. Esta carrera de montaña que tiene lugar en Pikes Peak, Colorado, cada julio desde el año 1916, se desarrolla en un camino de 19.983 metros de longitud y 156 curvas. La salida se ubica a 2866 metros sobre el nivel del mar y la llegada a 4301 metros, lo que implica un desnivel de 1435 metros equivalentes a una pendiente promedio de 7%.

"El I.D. R Pikes Peak es el precursor deportivo de la familia I.D., dijo el Dr. Frank Welsch, responsable de Desarrollo Técnico del Comité Ejecutivo de Volkswagen Turismos con mucho orgullo. “El Volkswagen I.D. R Pikes Peak tiene ahora el mejor tiempo de la historia de esta carrera de montaña, eso dice mucho de la movilidad eléctrica".

Romain Dumas obtuvo su cuarta victoria general en la icónica Pikes Peak International Hill Climb, que se ha celebrado en 96 ocasiones desde 1916. Con el I.D. R Pikes Peak, Volkswagen ha creado un coche de carreras extraordinario, específicamente ajustado a las exigencias de esta famosa y complicada carrera de montaña: una combinación de peso mínimo, la mayor carga aerodinámica posible y máxima potencia pensada para lograr el mejor rendimiento posible. Incluyendo sus baterías, el I.D. R Pikes Peak pesa menos de 1.100 kilogramos. Durante la evaluación de su rendimiento, Volkswagen utilizó software de simulación para calcular cómo lograr una demanda de energía y un rendimiento óptimos para el intento de batir el récord en Pikes Peak. A nivel de aerodinámica, la clave fue compensar la pérdida de carga aerodinámica causada por el aire enrarecido de Pikes Peak. El resultado de este esfuerzo pudo verse desde lejos: un chasis plano y aerodinámico y un enorme alerón trasero.

Volkswagen también tomó una nueva dirección en relación a la tecnología de carga - el objetivo era recargar el coche lo más rápidamente posible con un impacto ambiental mínimo. El tiempo venía definido por la normativa: en caso de suspensión de la carrera, tenía que ser posible recargar el coche por completo en menos de 20 minutos. La electricidad necesaria la proporcionaban generadores al pie de Pikes Peak. El glicerol, que en términos químicos es alcohol de azúcar, fue seleccionado como carburante. Derivado de la fabricación de biodiésel, por ejemplo, el glicerol se quema virtualmente sin emitir gases nocivos o dejar residuos. En sí, el glicerol no es tóxico e incluso se permite su uso como aditivo en la industria alimentaria y cosmética.

Como relato en mi libro "Los Pioneros", el primero de la saga de "Historias del Coche Eléctrico", mientras que en los Estados Unidos se realizaron carreras de coches desde 1895 principalmente en carreteras o en circuitos, que ganaron muchas veces los coches eléctricos, en Alemania predominaban las carreras de montaña, donde encontramos los precurdores de los Volkswagen en los Lohner-Porsche. El 23 de septiembre Ferdinand Porsche montó en un automóvil eléctrico Lohner-Porsche para realizar un récord de velocidad en subida. Subió el monte Semmering en Austria para ascender los 400 metros de diferencia de altura en 10 kilómetros de recorrido; superó el récord realizado dos semanas antes por un coche de gasolina.

En la otra foto vemos el Lohner-Porsche Mixte utilizado en la carrera del Exelsberg de 1902, una carrera de montaña, a bordo de uno de los primeros modelos híbridos, que combinaba un motor Daimler de gasolina con un motor eléctrico de Lohner. Un dinamo transformaba la energía mecánica en electrica, ya que el motor eléctrico propulsaba el vehículo (Fotos: Porsche). O sea: la marca siempre se desarrollaba en las carreras de montaña.
















Utilizamos cookies para que podamos ofrecerle la mejor experiencia de navegación en nuestro sitio web.
Al continuar utilizando este sitio web usted está dando su consentimiento a nuestra política de cookies
Aceptar
Manz Soluciones On/Off