ES EN
Prestige Electric Car PrestigeElectricCar El concepto de un coche sobre dos ruedas no es nada nuevo, ya existía en la historia, pero […]
Zerotracer
13 Agosto 2012
Compartir
El concepto de un coche sobre dos ruedas no es nada nuevo, ya existía en la historia, pero actualmente este modelo es el único que se fabrica en pequeña serie y se suministra bien con motor BMW, o, como gran novedad, totalmente eléctrico.

Los pocos que hemos podido ya conducir esta moto de elevadas prestaciones con carrocería cerrada, de construcción monocasco doble autoportante de mezcla de fibra de vidrio, kevlar y resinas, y chapas de acero especial de avión, no estuvimos preparados a lo que se avecinaba. Cuando uno acelera en marcha directa desde los 60 hasta los 120 km/h en tan solo 2,5 segundos y en silencio – parecido a un Lamborghini Murciélago LP670-4, pero que lo realiza en tercera y a un cierto ruido, - se comprende que aquí hay algo que no existía antes, algo que pueda hacer cambiar la imagen del mundo que uno tiene. 

La realidad es que los Zerotracer ya se fabrican desde hace años. La empresa suiza Peraves se ha hecho un auténtico especialista en estos vehículos únicos, denominado en su origen Monotracer (Zerotracer hace referencia al modelo con motor eléctrico). Los Monotracer llevan la mecánica de BMW, un motor de moto K1200LT que solo expulsa unos 85 g/km de CO2, pero alcanza los 270 km/h. Esta versión tiene todos los permisos y homologaciones incluidos las americanas. Cuesta alrededor de 60.000 Euros más los impuestos de cada país, equipado con asientos de cuero, equipo de navegación, radio/CD, ABS, calefacción y aire acondicionado.

La versión eléctrica es nueva, sorprendente, también para sus creadores. Porqué ahora el modelo realiza todas estas prestaciones en un total silencio, además con más reprís aún, ya que el motor eléctrico cuenta con su par motor desde el arranque.  Los suizos prepararon esta versión para presentarse en uno de los concursos más interesantes jamás presentados, el X-Prize americano, luchando con 111 automóviles especiales para ganar un suculento premio.

El Monotracer-Zerotracer no es ni coche ni moto, sino una mezcla entre ambos conceptos, uniendo las ventajas de cada uno de ellos. De la moto obtiene las dos ruedas y, por tanto, su anchura reducida, que permite pasar por entre los automóviles atrapados en el tráfico, y del automóvil elige el revestimiento total de la carrocería, incluido el techo y maletero de unos 200 litros. En el modelo viajan dos personas con comodidad, rápidas, seguras y económicas, uno detrás del otro. Es un concepto totalmente integro, bien estudiado, y que lleva sus propios desarrollos técnicos.

Ya en 1991, cuando lo ideó el técnico suizo Arnold Wagner, tomó muy en serio este concepto: “Los coches actuales de cuatro ruedas ocupan demasiado espacio en nuestras calles, y solo en pocas ocasiones llevan más de dos personas. Por tanto hay que crear algo para dos, pero cómodo, y en vez de reducir en longitud, lo que hemos hecho es reducir la anchura, lo que nos da un automóvil mucho más ágil.”

Con tantos años de perfeccionamiento no es de extrañar que el Monotracer-Zerotracer está preparado para el futuro. Pruebas en el túnel aerodinámico de Volkswagen han certificado cifras record de coeficiente aerodinámico, un coeficiente de resistencia al aire de CW=0,18 y menos de un metro cuadrado de frente, cifras que no puede ofrecer ningún automóvil. Con su peso de solo 550 kg (el Tesla por ejemplo pesa 1.220 kg y el Mini eléctrico unos 1.430 kg) este vehículo es liviano y aerodinámico, no extrañan sus excelentes resultados en velocidad y consumo.

La versión definitiva alcanza los 240 km/h de velocidad punto electrónicamente estrangulado, tiene una autonomía de 350 kilómetros a velocidad constante de 100 km/h, y acelera en cinco segundos de 0-100 km/h. Su batería y su sistema de recarga permiten recargas rápidas de menos de 30 minutos, o recargas más lentas de unas dos horas. En el interior destaca el cuero y el confort, más la seguridad. Por fuera llaman la atención las dos ruedecillas de apoyo, que se bajan en microsegundos de forma hidráulica, cuando se reduce mucho la velocidad o en carretera en muy mal estado.

Cuando en 2010 la X-Prize Foundation americana prometió 10 millones de dólares en premios para automóviles que podrían alcanzar la cifra mágica de 100 miles per gallon en consumo, equivalente a 2,35 litros a 100 km/h, se presentaron 111 proyecto para intentarlo, procedentes del mundo entero, 43 de ellos fueron aceptados. Las pruebas a realizar fueron demoledoras, finalmente solo 27 vehículos se presentaron, y tras las primeras pruebas solo quedaron 15. Prueba tras prueba, tests de estabilidad, de frenada, de autonomía, de manejo… no se le regaló nada a los participantes, fue una semana agotadora para todos. Pero finalmente había tres ganadores, uno para cada categoría. Y el Peraves Monotracer es uno de ellos, ganando 2,5 millones de Euros en premios. Tras este éxito, los responsables decidieron ofrecer también la versión eléctrica como novedad. Y aquí está. Con un nuevo nombre: Zerotracer. Listo para ser comprado y conducido, a partir de unos 80.000 Euros. Se calcula que dentro de un cierto plazo la versión eléctrica alcanzara el 50% de las ventas.

Como era de esperar, la idea de este tipo de vehículo de solo dos ruedas no es totalmente nueva; existe una fascinante historia de estos vehículos de “vía única”(mono-tracer), que empezó con el invento del Conde Shilowsky para la casa británica Wolseley en 1910, y pasa por las peripecias del checo Jan Anderle, quien perfeccionó el concepto.

Utilizamos cookies para que podamos ofrecerle la mejor experiencia de navegación en nuestro sitio web.
Al continuar utilizando este sitio web usted está dando su consentimiento a nuestra política de cookies
Aceptar
Manz Soluciones On/Off