ES EN
Sitemap
Prestige Electric Car PrestigeElectricCar Ya esta listo el Skoda Enyaq IV eléctrico, que tanto llama la atención y que […]
El Skoda Enyaq IV y la historia de los coches eléctricos checos
02 Septiembre 2020

El Skoda Enyaq IV y la historia de los coches eléctricos checos

Compartir
Ya esta listo el Skoda Enyaq IV eléctrico, que tanto llama la atención y que promete ser un vehículo con mucha garra en el mercado rompiendo moldes. Es una gran apuesta de la marca checa hacia la electromovilidad. El Enyak IV también participa en la Tour de France. Hace unas semanas la empresa Skoda habló publicamente de su historia en el campo de los vehículos eléctricos, demostrando fotos de sus primeros modelos. Momento óptimo para aumentar esta información y hablar de los vehículos eléctricos checos anteriores y posteriores, con algunos datos llenos de sorpresa.

El primer automóvil eléctrico checo apareció en 1900, un modelo desarrollado en Suiza por Jacob Fischer, quien quería fabricarlo en Suiza bajo la marca Helvetia. Fischer fue trasladado a Praga para el puesto de director general de las empresas Krizik. Construyó otro modelo igual para su propietario, el ingeniero Frantisek Krizik, quien lo presentó junto con otro modelo más grande en su catálogo de 1901.


El primer Krizik del suizo Fischer 1900 (Archivo Manz / Suman)

Krizik continuaba con los vehículos eléctricos, presentando poco después otro modelo con los motores eléctricos en los bujes de las ruedas, más una versión híbrido. En 1908 los señores Vaclav Laurin y Vaclav Klement de la empresa Laurin & Klement le encargaron el estudio de un vehículo híbrido. Transformó el un modelo E 24/30 CV de la casa antecedente de Skoda, convencido que el futuro sería para los vehículos eléctricos. En este modelo, y por falta de un sistema de acumuladores fiables y potentes, un motor de gasolina de 4.562 cc (110x120mm) producía la energía eléctrica para los dos motores eléctricos que transmitieron su potencia a las ruedas traseras a través de un dinamo. Este vehículo fue expuesto en la Feria del Aniversario de la Camera de Comercio en 1908.

A finales de los años treinta, y con problemas de suministro del petróleo para la propulsión de los vehículos, Skoda desarrolló dos tipos de camiones para la distribución de la famosa cerveza Pilsner desde la fábrica a todas los bares y restaurantes de la ciudad de Pilsen. El modelo pequeño para 1.500 kg de cara útil llevaba un motor eléctrico de 7kW a 1.450 revoluciones, con baterías de 80V 200Ah, mientras que el modelo mayor de 3 toneladas de carga útil llevaba un motor de 11 kW a 1.100 rpm, y baterías de 80V 350 Ah. Estos modelos alcanzaron unos 20 km/h, cargados al máximo, y realizaron a plena satisfacción de los clientes la distribución de tan querida bebida.


El camión Skoda Electric de 1939 para el transporte de la cerveza Pilsen (archivo Skoda)

En 1990 el Instituto de Investigación UVMV de Praga ayudó en el desarrollo de un nuevo modelo eléctrico, producido por Skoda Elcar en Ejpovice (próximo a Pilsen). Fue un Skoda Favorit de serie recortado por delante y por detrás. Este automóvil de tres puertas y dos plazas fue entregado a un ciudadano suizo que se quedó muy contento con este modelo y encargó una pequeña serie. Llevaba motor de 15,5 kW y 14 baterías de plomo-ácido de 6 V y 180 Ah, permitiendo una velocidad de 80 km/h y una autonomía de 80 kilómetros. A raíz de ello Skoda creó en 1992 el Eltra 151, un Skoda Favorit transformado, pero sin retocar la carrocería. Ofrecía la berlina, la versión Forman Kombi y el Pick-Up, y llegó a producir unas 1.100 unidades, mayoritariamente enviadas a Suiza donde fueron distribuidas por la empresa Fridez Solar de Münchenstein (ECC Elektro City Cars) cerca de Basilea. Algunas quedaron en la entonces Checoslovaquia en manos de Correos.

Al mismo tiempo nació el Beta, una furgoneta de dos asientos y una carga útil de 500 kg, desarrollada en conjunto por Skoda Ejpovice, Liaz y Tatra, previsto con baterías de níquel/cadmio. Los primeros prototipos alcanzaron los 80 kilómetros de autonomía. Muchas piezas del interior procedían de los Skoda 120L y el Favorit. Este concepto de furgoneta eléctrica terminó siendo años más tarde el Tatra Beta, equipado con motor de gasolina, modelo que desapareció en 1999.


Skoda Elcar Beta Furgoneta 1992 (Foto Archivo Manz)

Agradezco la colaboración del historiador Marian Suman y el periodista del motor Peter Homola (ya fallecido) en la elaboración de los datos.

Portada: El nuevo Skoda Enyaq IV totalmente eléctrico hace su debut en la Tour de France
otras fotos:
02: El Laurin & Klement E híbrido con motor de gasolina y eléctrico (archivo Skoda)
04: Skoda Favorit recortado, proyecto UVMV, presentado en el Salón de Praga 1991, Foto: Lubos Dembicky
06: Skoda Favorit y Pick-Up, folletos de la empresa suiza ECC (anterior Fridez Solar) de 1992 (Archivo Manz)
Puedes apoyarme para realizar más reportajes como este donando lo que creas conveniente.
Te lo agradezco enormemente.

Utilizamos cookies para que podamos ofrecerle la mejor experiencia de navegación en nuestro sitio web.
Al continuar utilizando este sitio web usted está dando su consentimiento a nuestra política de cookies
Aceptar
Manz Soluciones On/Off